sábado, 14 de noviembre de 2009

TITERES DE BOLIVIA: nuestra presencia en el mundo


Imaginarnos o rememorar la vida de hace veinte, cincuenta, cien o más años atrás, suele generar -por las cosas perdidas- nostalgia en nuestros corazones; por la vida de barrio que ya no existe, por los domingos de cine en patota, por la pelota de trapo, por los pantalones remendados...

Pero si bien el recuerdo se nos llena de "gratitudes", intencionalmente llevamos al olvido todo lo que en el pasado requería de un estoicismo a toda prueba: los viajes interminables por caminos que apenas comenzaban a dibujarse como tales; la imposibilidad de acceder a lo último de la producción bibliográfica... más aún, ni siquiera enterarnos de los títulos y los temas que movían el interés de las nuevas corrientes.

En el caso de las artes, de los títeres, era casi imposible explorar su mundo sin el contacto directo, físico, personal. En general "nuestro mundo" de los titiriteros abarcaba a sólo aquellos con los que alguna vez había tenido un encuentro o eran parte de un entorno casi provinciano.

La cosa es que el mundo ha cambiado. La tecnología a la que por tanto tiempo nos resistimos porque considerábamos que era la que más riesgo suponía para nuestro arte, ha comenzado a ser utilizada para darle nuevos bríos a los títeres. Información, imágenes, debates, estilos, teoría, propuestas, corrientes y un montón de etcéteras se nos acercan a través de este MEDIO...

Mas aún, dependerá de nosotros el uso que le demos a la tecnología para -de una vez- apuntalar la presencia de Bolivia en el mundo. Aquí una muestra de esas potencialidades.

No hay comentarios: