martes, 14 de diciembre de 2010

BUENOS AIRES: títeres en dos realidades

Este 11 de diciembre, nos tocó realizar dos presentaciones en dos lugares distintos de la ciudad de Buenos Aires.

Por un lado en Villa Celina, una zona apartada, en las afueras de la Capital Federal... "en provincia". Atravesar la ciudad de un extremo al otro, ir abandonando las avenidas, autopistas y edificios para dar paso a relidades muy parecidas a las de nuestros barrios de La Paz, Santa Cruz o Cochabamba, resulta extraño... en este lugar de continente... pero es cierto. Acá los extraños en aspecto, color de piel y manera de hablar son los propios argentinos que resaltan entre la multitud de "todos como nosotros". Por otra parte, "esos vichos raros" son precisamente aquellos que lograron vencer la valla de los prejuicios a aceptarnos en nuestra diferencia.

Allá sucedío la primera función de este sábado. El lugar... la Plaza Antofagasta; medio parque, medio cancha... al centro de cuyo espacio flameaban las banderas de Argentina y Bolivia.

Y se reunió la gente... y la jornada comenzó con juegos para entrar en calor, en confianza, en ambiente. Luego "Choloman.." desplegó su magia en la que se subieron grandes y pequeños para compartir cada gesto y cada palabra, cada ocurrencia y revancha. Luego vinieron los abrazos, la posibilidad de encontrar nuestras miradas orgullosas de ser y querer seguir siendo.

Otra hora de viaje para instalarno en una de las mas tradicionales zonas de Buenos Aires: San Telmo, en una de cuyas esquinas se encuentra el Museo Argentino del Títere. Otras condiciones técnicas, otro público, otra experiencia de vertigo. Tres son las conclusiones de esta experiencia: el solo hecho de instalarte para brindar un espectáculo en la sala "Federico Garcia Lorca" conmina a tu espíritu a un acto sagrado; el público evidencia una avidez por los espectáculos y su nivel de participación puede llegar a intimidarte o potencia tu propuesta y; es un lujo poder contr con el apoyo técnico (luces y sonido) de un experto cuyos aportes potencian la obra.

Por curiosidad consultamos sobre los requisitos que debían cumplirse para ser parte de la programación de la sala... pero ese será tema de otra nota.

No hay comentarios: