viernes, 28 de octubre de 2011

NOTAS CRITICAS: "La edad de la ciruela" Madrastra Teatro

RESEÑA: Celina y Eleonora recuerdan a su familia, un mundo de mujeres hecho por mujeres, con olor a vino de ciruela y con ratas grises escondidas en los recovecos de la memoria. Ahí donde el tiempo hace escarnio de ellas como una ciruela madura que de dulce se vuelve amarga. Celina y Eleonora se escriben cartas recordando a las mujeres de la vieja casa, el misterio de sus abuelas, lo entrañable de su madre, la mágica locura de tía Adriática, los arranques revolucionarios de Blanquita, lo dulce de tía Jacinta y el encuentro con el amor. Celina y Eleonora, mujeres y niñas, metidas en un mundo de juegos, deciden juzgar y detener el tiempo para que todas, en aquella casa, vivan y vuelvan a jugar sin tiempo, “...que es el peor enemigo de las mujeres”.


EL TIEMPO COMO ENEMIGO
Por: Aliya Ellenby - Alexia Loredo

Tres generaciones de mujeres que conviven en una casa enfrentan a su manera la soledad hereditaria. Abuelas y tías lamentan o sueñan al hombre que cada una no tuvo o que perdió y que las dejó sumidas en un terrible estancamiento, en la no realización.

El tiempo es su enemigo. Corre impune, envejeciendo, paralizando a estas mujeres hasta que dos niñas se deciden a enjuiciarlo y detenerlo.

Poético, claro y con un cuidadoso montaje, este guión del escritor ecuatoriano Aristides Vargas logró encontrar al público del Peter. Dirigidas por Alejandro Marañon, las actrices de este elenco universitario demostraron un nivel bastante profesional y una propuesta interesante en cuanto a uso del espacio e imágenes. Sin embargo el manejo de voz en cuanto a fuerza y claridad estuvo débil; también hubiera ayudado un poco más de intensidad en las luces, ya trabajadas con un concepto original.

Los ambientes creados por las luces y colores permitieron un real viaje con los personajes, acompañado de música muy dulce e intensa. Como mujer, es inevitable intentar identificar en algún grado a alguna de las mujeres de allí con las de la propia familia, y preguntarse el lugar de una misma en la foto familiar de las generaciones.

El vestuario fue usado con precisión y buen gusto para definir generaciones y personajes dentro de esta familia, realmente reflejaba el carácter de cada una sin exagerar características ni aludir a estereotipos.

También es interesante el juego con la ausencia y presencia de las actrices, que sólo salen de escena cuando abandonan su casa y lo hacen en dirección al público, con un efecto mayor, pues se percibe su salida a la vida de manera muy cercana. Se podría trabajar con más variaciones en el ritmo de la obra pero en fin, más que críticas, es necesario decir que como mujeres que trabajan con jóvenes en talleres, es muy esperanzador apreciar esta calidad de trabajo escénico, tomando en cuenta que se trata de artistas que no sólo se dedicarán al teatro sino a la enseñanza.

Es así como el arte se infiltra poco a poco en todos los espacios de la vida. Igual, no hay que dejar el tiempo volar, porque no tiene vuelta atrás. Esto va para todas y todos.

----------------

El grupo "Madrastra Teatro" inicia sus actividades el año 2006 y es formalmente creado el año 2008.
Dirección: Alejandro Marañón Guardia

NOTA: Los detalles de reseña, nombre del grupo y otros, fueron sugerido por Carlos, desde el Perú.

No hay comentarios: