miércoles, 28 de septiembre de 2011

"DECIR" O "HACER" TITIRITERO ¿un dilema?

"DECIR" y "HACER" son dos palabras que combinadas -en la práctica- adquieren sentidos diversos.

"DECIR O HACER".

En el mejor sentido, sería que alguien únicamente se dedicara a generar teoría, debate, investigación... y escribir o "decir".

En una comprensión menos constructiva pero mas ejercida en nuestro medio, "decir o hacer" se ha resumido a lanzar un conjunto de "críticas" (en algunos casos, improperios) anecdóticas o "defenderse como gato panza arriba"; esta manera de decir no aporta nada.

En esta misma combinación, pero con mayor peso depositado en el "hacer" podemos encontrarnos con al menos dos posibilidades:

Los que "hacen bien su trabajo" pero no quieren compartir las "claves de su éxito". En muchos casos, se ven imposibilitados de hacerlo por falta de recursos metodológicos que les permitan sistematizar su práctica o reflexión, darle caracter de documento escrito y divulgarlo por lo medios mas adecuados posibles (libros, articulos de prensa, entrevistas, etc).

Esta actitud o deficiencia nos ha llevado a no poder encontrar siquiera huellas de las experiencias exitosas.

Por el otro lado, los que hacen mal su trabajo, pero creen que lo estan haciendo bien y quieren compartirlo pero nadie les escucha porque su trabajo "teórico" es tan malo como su "quehacer práctico"


"DECIR/HACER"

Hace mas de dosceintos años, uno de los intelectuales mas innovadores del pensamiento humano (Carlos Marx) afirmaba que "no hay teoría revolucionaria sin práctica revolucionaria", lo que nos indica que el "decir" y el "hacer" no son contradictorios y excluyentes sino complementarios.

Es de la práctica que surge la teoria y es la teoria (la reflexión, el análisis) la que alimenta la práctica (la producción, la innovación) en un proceso permanente e interminable de mejoramiento.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Los titiiteros "manejan" el Peter Travesi

Es cierto que títeres Elwaky participa del Premio Nacional Peter Travesí, para qué vamos a negarlo.

La cosa es que no desde el escenario como elenco seleccionado o como grupo invitado. Sucede que tampoco será como público, desde la distancia y la comodidad que supone la butaca.

¿Lo adivinaron? Estamos destrás, empujando pa´ adelante.

Aunque algunos amigos y muchos enemigos "dicen" que lo que estamos haciendo -como somos titiriteros-es "manipular" a las autoridades, los artistas, los medios de comunicación, el público... y entonces, aseguran que estamos arriba... en calidad de marionetistas, o abajo como habilosos titiriteros del guiñol.

Acá termina la perspectiva de color, la mirada grata de esta tarea que la encaramos con todo el compromiso que nos es posible, en un intento de demostrar que es posible recuperar este evento si somos capaces de armonizar entre la capacidad y la ética.

En todo caso, no estamos solos; somos solo una parte de un gran equipo que se fue conformando a lo largo de los meses y logró cristalizarse en la última semana.

Y en el momento preciso, llegó Luis Bredow... en verdad, lo llamamos y estuvo a los 5 minutos... como sólo lo hacen los grandes. No creo como simple coincidencia y pura casualidad. El se trajo una larga experiencia de la que deberíamos aprender y una calidad humana que deberíamos al menos imitar. Nosotros hicimos y seguiremos haciendo aquello que como convicción lo hemos determinado en el Colectivo Katari y en los títeres Elwaky: alguien tiene que dar la cara, alguien tiene que comprometerse, alguien tiene que renunciar... en eso estamos.

------------------
El sábado 1 de octubre... me sentaré ante esta misma maquina y dejaré constancia de si fue o no posible llegar al final dignamente.... si es así... pensaré que podemos seguir construyendo un mañana solidario, colectivo y armonioso... donde el arte sea el latido vital.

martes, 13 de septiembre de 2011

BOLIVIA PARA LOS TITERES: contacto u obstaculo

Bolivia tiene una ubicación privilegiada en el cono sur del nuestro continente, lo que le convierte en un centro de conexión, paso obligatorio o destino para un gran número de hermanos artistas.

Hasta hace un año -y a lo largo de ocho maravillosos y esforzados años- teníamos la suerte de contar en Cochabamba con un espacio artístico donde acoger a los titiriteros latinos y, si bien las limitaciones o los cambios que deben soportar los visitantes son en muchos casos "chocantes", la calidad del espacio y el público lo compensaban de sobre manera.

El teatrito del Parque Vial ha sido una experiencia inédita en nuestro país. Nunca Bolivia ha contado con una sala exclusivamente dedicada a los títeres. No existe experiencia en la que los títeres se hayan convertido en un "cotidiano"... cada fin de semana, a lo largo de ocho años, alrededor de 300 domingos, unas ochocientas funciones.... alrededor de cien mil espectadores... una fantasía... o mejor, el resultado de un esfuerzo familiar primero (Elwaky: loredo/cardenas)y comunitario después (Colectivo Katari)... siempre independientes y autogestionarios.

Dice Silvio Rodriguez que "lo mas terrible se aprende en seguida y lo hermoso nos cuesta la vida"... y tal cual... nos costó una vida construir un hermoso espacio para el arte; lo terrible se hizo en un chasquito y, sin mayor esfuerzo, nos quedamos sin espacio, sin teatrito, sin niños, sin hermanos titiriteros, sin esperanzas.

En el transcurso del 2010 al 2011, hemos retrocedido a la situacion de finales del siglo pasado. Podríamos decir que para lo títeres latinoamericanos Bolivia de ser un centro de contacto se va convirtiendo en un obstáculo.