lunes, 9 de enero de 2012

TEATRITO: un sueño como bastion de la esperanza

Tarde pero seguro, haremos en breve una carta de apoyo al parque vial; pero no queríamos dejar pasar la oportunidad de apoyarles por medio del blog.

Sostener un espacio tan importante para la cultura de Cochabamba no es poca cosa, Elwaky ha demostrado que con esfuerzo y amor se puede hacer de un sueño un bastión de esperanza.

Leyendo a Saint Exupery me di cuenta de lo que sucede, la gente grande no entiende de “serpientes boas que digieren a un elefante”, y entre esa gente grande están los cientos de inoperantes de la administración pública, que incluso se les hace difícil distinguir “el sombrero”. Para estos personajes, parece que es más útil convertir los espacios culturales en monumentos a la desidia y la inutilidad.

Es importante el rescate urgente del espacio con el apoyo incondicional de todos y todas quienes formamos parte del ámbito artístico en Bolivia, ahora es tiempo de apoyar con presencia física para impedir la arbitrariedad de un funcionario o una institución obtusa. No importa si este espacio es el primero en Bolivia que se dedica a los títeres, no importa si es el único, no importa si es el último, no importa si tiene historia o recién la está construyendo, lo que importa es que un espacio para hacer cultura, y que los encargados de administrarla prefieren plantar helechos y justificarlo como “espacio verde para la recreación”.

Después de tantos intentos fallidos para hermanarnos entre los pocos que hacemos teatro de títeres en Bolivia, creo que este es un buen momento para juntar fuerzas y pechar pal mismo camino.

¡Un abrazo obreros de Elwaky!

Paralamano

1 comentario:

Carlos el baterillero dijo...

Hola amigos

La foto que acompaña a la entrada me evoca un recuerdo: Mirar un espectáculo de tíetres, pero desde atrás... o sea del lado del titiritero.

Tuve esa experiencia. Uno va imaginado como va recibiendo el público la historia: por los murmullos, los aplausos etc.

Los títeres se ven bien, tanto de frente, como desde atrás. Y esa es una cualidad o virtud de los muñecos. Ellos, no tienen dos caras (como algunas personas las tienen). Los títeres, no tienen haz o envés, tienen la transparencia de humanidad.

Miro nuevamente la foto y se descubre un titiritero sorprendido en sus afanes de dar vida y de seguro vida en abundancia. Bonita foto.

Amigos, gracias por recibirme siempre en su casa virtual. Un último comentario. Hace unas tres semanas, me estrené como narrador de historias. Recibí mis primeros aplausos como "relatador"... me sentí contento. Les cuento que me han programado para una velada este próximo 21, será sobre don José María Arguedas... debo prepararme, para hacer una buena labor de "relatador".

Saludos. Carlos el baterillero.