viernes, 31 de agosto de 2012

ROBERTO ESPINA: un encuentro apasionante

A principios de agosto de éste año, comenzó a hacerse realidad nuestra visita a la Argentina, a partir de una invitación para participar del Festival Internacional de Tíiteres del Niño Campesino (Cordoba). Diez días de intensa actividad artística y vida compartida.

De ahí, un salto a Buenos Aires para cumplir el compromiso con el Museo Argentino del Títere y el encuentro con otro público y muchos amigos que -para qué negarlo- son tambien autores de los logros que Elwaky ha alcanzado... de los fracasos nos hacemos responsables exclusivos.

Buenos Aires, ciudad inmensa y desmesurada que -por el momento- es también el lugar donde el mas joven de nuestro Grupo (Bayo) "estudia para ser titiritero"... Ciudad de contrastes, la grán metropoli, te aprisiona y te consume; te da aire y te lo quita; te hunde en el anonimato y te devela a seres maravillosos... uno de los cuales es Roberto Espina, el titiritero, el dramaturgo, el poeta, el ser humano.

Fue el 29 de agosto que tuvimos la oportunidad de conocer a Espina, en un encuentro organizado por la Cooperativa de La Calle de los Títeres. "Un encuentro liturgico" -como diría uno de los compañeros titiriteros- donde las nuevas generaciones de artistas fueron a nutrirse de "la palabra" de quien sabe lo que dice y -además- sabe decirlo no porque lo haya estudiado o repetido sino porque lo ha vivido.

El arte y la vida; los títeres y el desafío de subvertir el orden a través de la belleza. Los títeres como la genuida rebeldía contra una realidad que nos indigna y... por eso, la necesidad de inventar otra.

Roberto escuchando nuestra voz, mirando nuestros rostros, evocando su paso por Bolivia (1968) y la enorme inspiración que nutrió su alma y su producción... Silencio en la sala. Abrazos. Compromiso... la posta que pasa de una a otra generación... el deber cumplido.

No hay comentarios: