lunes, 10 de septiembre de 2012

ELWAKY: de Buenos Aires a La Paz

En cuestión de cuatro días, nos tocó transitar de la costa atlántica a los 3.600 metros sobre ese nivel... y no para jugar futbol... sino para dejarnos seducir por La Paz... las mas auténtica de las ciudades bolivianas.

Con diferencias de tamaño o dimensión respecto a Buenos Aires, sin duda La Paz es la capital cultural de nuestro país.

Apenas se avista la ciudad del Illimani, cada rincon, cada casa, toda la geografía y la gente, los colores, las formas, los silencios... emanan identidad profundamente enraizada en el tiempo.

A diferencia del color tierra dominante en este valle o en este hueco, las polleras y las mantas estallan en radiantes matices, contrastes profundos, cambios radicales.

Transitar por las calles principales de El Alto o La Paz supone la posibilidad de circular dentro la multitud... identidades diversas contenidas en una sola geografía: cabellos de colores, cortes de pelo de los mas extraños, guitarras electricas o charangos, gente que baila break dance o morenada (lado a lado), grupos musicales tocando en vivo en una u otra feria comercial y vendiendo sus "sidi" (CD).

Mágica La Paz... mas aún si consideramos que toda esa diversidad confluye en la FERIA DOMINICAL DE LAS CULTURAS organizada por el Gobierno Municipal. Cientos de artistas de todas las disciplinas, géneros, estilos, variantes... miles de personas que disfrutan del trabajo de sus artistas. Cientos de trabajadores municipales al servicio de su gente y sus creadores o intérpretes... "politica cultural en acción"... La Paz reafirma cada domingo... cada día, su papel de vanguardia, su práctica cosmopolita, su afirmación identitaria y su mirada al mundo.

Ahí... (¿o ahis?). Ahí estuvimos... en una y otra gran ciudad.

No hay comentarios: