domingo, 16 de septiembre de 2012

TEATRITO: una oportunidad perdida

Cada día que pasa es como una nueva capa de tierra que pretende ocultar que algún día hubo aquí un teatrito, una esperanza, un espacio para soñar colectivamente.

Mucho hemos hablado del papel que jugó este espacio para dar paso a una etapa floreciente para el teatro de títeres de nuestro país; la posibilidad de encuentro con profesionales del arte con mayor experiencia y trayectoria; el ejercicio cotidiano de presentar espectáculos de cada vez mayor calidad; una experiencia exitosa (aunque no famosa) de autogestión y por tanto, de posibilidad de desarollo del arte... como única garantía para que el público reconozca su validez y por tanto brinde su aporte económico.

Quisá merezca mayor reflexión y sistematización -en algún momento- el papel de "formador de público" para el arte que un espacio de esta naturaleza puede jugar o haber jugado.

El caso es que cada día que pasa el proyecto va quedando fuera de todas las prioridades de las autoridades... Lo que sucede es que los niños no votan y ellos serían precisamente los principales beneficiarios de esta obra y las miles de obras que pudieran desarrollarse allá.

Entretanto, el destartalado espacio ha retomado su aspecto antiguo... de mingitorio alternativo donde se hace las necesidades básicas del cuerpo sin comprar la ficha que exige el baño oficial del Parque Vial de Cochabamba.

No hay comentarios: