lunes, 2 de noviembre de 2015

Títeres: notas sobre el pasado y futuro

Grober Loredo Olivares
(trabajo publicado en la RAMONA de 1/11/2015

Un diagnóstico sobre estas artes escénicas, información sobre el II Concurso Municipal de Títeres de Cochabamba y propuestas.

El año 2011, la revista MOIN MOIN del Brasil dedicó su Nº 11 a los títeres en América Latina y reservó un espacio para mostrar el panorama de esta expresión artística en nuestro país. Este compromiso sería el pretexto suficiente para intentar un primer acercamiento a los títeres en la historia de Bolivia y su práctica en la actualidad: los elencos, compañías y solistas; las edades de los titiriteros, frecuencia y número de presentaciones anuales, repertorio, escenarios, mercado, eventos y otros. Las notas que se comparten a continuación surgen de la especulación, análisis y/o la reflexión sobre dichos insumos. . . y alguna que otra consecuencia.

No son tantos como parecen
De cada diez personas, cinco declaran haber visto un espectáculo de títeres en su vida, lo que da a entender que en nuestro medio existieron y existen un gran número de solistas, grupos o dúos titiriteros, actividades permanentes, espacios dedicados con exclusividad, concursos y festivales.   El sueño se desinfla –a casi nada- cuando el donde resulta ser una fiesta de cumpleaños. Considerar títeres a lo que se hace en los cumpleaños infantiles es lo mismo que reconocer como cine los videos de matrimonios, dice Mela Marquez.

Una diferencia enorme es la que separa a los títeres como expresión artística de aquel ejercicio ligado a la animación de eventos infantiles. La primera tiene que ver de manera directa con el  teatro, se sostiene en una estructura dramática en la que se desenvuelven los personajes; su particularidad principal son los objetos (títeres) que reciben la transferencia de los actores que les dan vida o  animan.  Lo que se ve en las fiestas infantiles no son títeres sino números de animación en los que lo principal no es contar una historia.

Los titiriteros son titiriteros por siempre
A mediados de los años 90 de siglo pasado, el entonces Vice Ministerio de Cultura aplicó una encuesta, como parte de una investigación/diagnostico (que no fue concluida) sobre el estado de distintas expresiones artísticas.  Sobre los títeres, dos datos llaman la atención:

·         No todos los titiriteros realizaron presentaciones durante el último año, los últimos dos años… e inclusive, en los tres últimos años.
·         Los grupos activos declaran haber realizado entre 1 y 14 funciones durante el último año.
Conclusión popular: aún hayas realizado sólo una función en tu vida, siempre serás titiritero.

Las personas pasan, los elencos también
Entre los titiriteros nacionales es poco probable encontrar elencos cuyos componentes correspondan a una segunda o tercera generación y que, a pesar de la ausencia del fundador, el grupo persista. La  realidad nos presenta tres modelos de conformación:

a)      Los solistas, director y actor al mismo tiempo;
b)  Los grupos que -conformados por varias personas- se van desmantelando a medida que sus componentes van sentando cabeza y;
c)   Los directores/lideres con un grupo conformado por componentes eventuales, casi titiriteros, colaboradores o amigos.

En los tres casos el grupo dejará de existir por la ausencia del líder/fundador. Cada nueva generación que pretenda practicar títeres… deberá comenzar de cero, o sea, inventar el agua tibia. Quién sabe si ésta es la característica que explica -en parte- la poco profunda tradición titiritera en nuestro país.

Un concurso uderground
Del 14 al 16 de octubre de este 2015, se llevaron a cabo las presentaciones públicas de los trabajos seleccionados del II Concurso Municipal de Títeres, convocado por la Secretaría de Cultura de Cochabamba. Esta versión tuvo como ganadores a: “Secretos del jardín” (Unipersonal de Alexia Loredo, Títeres Elwaky - Cochabamba) “Mauro” (Escuela Municipal de Artes de El Alto – La Paz) y “El burlador burlado” (Trapitos y botones - Cochabamba).

Al margen de ésta nota, el lector no encontrará registro alguno de este evento. Por tanto, quede éste como constancia que los títeres existen.

Para modificar la realidad: una de varias acciones necesarias
La idea de llevar a cabo un Concurso Municipal de Títeres pretende consolidar la práctica de ésta expresión artística, promoviendo la emergencia de una nueva generación de artistas (actores menores de 30 años de edad).

El diseño integral del Concurso comprende: 1) la selección de un número limitado de elencos, en base al video de las obras postulantes; 2) la realización de una muestra artística –con los elencos seleccionados- en formato festival, donde el público y jurado pueden apreciar de manera directa los trabajos seleccionados y determinar las diferentes menciones y premios para los grupos; 3) la realización –al cabo de cada presentación- de talleres de desmontaje de las obras y asesoría respecto a todos los aspectos de cada uno de los trabajos.


El concurso tiene su origen en 2013, en el marco de la “elaboración participativa” del Plan Operativo Anual 2014 de la entonces Oficialía Superior de Cultura, donde se dio curso a la propuesta de Títeres Elwaky. La primera versión del concurso aplicó de manera estricta el modelo propuesto.