domingo, 13 de julio de 2008

ARTE Y POLITICA

Bolivia vive un momento de cambios trascendentales en lo que ha dado en llamarse la "revolución democrática y cultural" inaugurada en el Octubre rojo del año 2003 y conducido en la actualidad por Evo Morales. En todo caso, los cambios han sucitado un conjunto de acciones de resistencia por parte de sectores conservadores. Si bien puede entenderse la oposición como forma de acción politica, el racismo que aflora no puede ser tolerado por nadie que se considere humano. A este propósito nos aderimos y reproducimos una nota que Nacho Cucharacho nos hizo llegar, luego de observar en youtube el video "Humillados y ofendidos".

. . . es entendible nuestras preocupaciones por hacer de nuestro arte una forma de vida digna, para nosotros y nuestros hijos, pero si no nos preocupamos por lo que pasa a nuestro alrededor (la ecología, el armamentista, la intolerancia, la falta de justicia, la miseria en la que viven muchos) si no luchamos por terminar esto, si decimos que arte y política no se llevan, como una excusa para salvar nuestra conciencia, estamos siendo cómplices de ésta infamia.

Si no hacemos nada fuéramos sordos, como si no escucháramos el callado dolor de tantos, "volteando la cara para no ver las uñas sucias de la miseria" dice Benedetti, ignorando el sufrimiento de los mas pobres entre los pobres, los indígenas, pero si fuéramos así, no podríamos dar esa mirada clara que tenemos los titiriteros de honestidad y justicia

"El títere debe vivir con su tiempo y con su publico, tomar partido, expresar un ímpetu polémico, dar la palabra a las angustias y esperanzas de su público" (Brunella Eruli); los titiriteros así en contacto con la gente -con los niños de todos los estratos- sentimos el palpitar social, en el sector más noble de cada sociedad, vemos con sorpresa como son los niños más humildes, quienes disfutan más el espectáculo, pues son los que menos cosas disfrutables han tenido.

Nacho Cucharacho

No hay comentarios: