miércoles, 2 de diciembre de 2009

FESTIVALES Y PROFESIONALISMO

Si uno se ubica en la posición del espectador común, espera encontrar en un Festival -que se precie de tal- un conjunto de obras, de alguna manera "selectas".

La "idea" del espectador es acercarse a productos maduros, ajustados a determinados parámetros de calidad; se espera que el festival no sea un espacio de experiementos, "de una primera presentación de mi obra"; se presume que la propuesta cuenta con un recorrido previo... que ha sido probada... que es lo mejor que cada cual... y entre todo, lo sobresaliente entre una amplia gama de alternativas.

En muchos casos los teatristas y titiriteros (con mayor frecuencia), únicamente se "preparan" para eventos festivaleros, con las consecuencias conocidas... "Perder público" suele ser el resultado de la improvisación, del poco profesionalismo de los que nos pretendemos artistas.

Grober Loredo - Títeres Elwaky

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es cierto, hay que presentar productos "maduros" al espectador. Y es más, no sólo la obra debe estar madura sino también -y sobre todo- el titiritero o titiritera que la presente...

...Para darle su lugar a la preparación del momento mágico de interacción con el público, estar listos hasta para improvisar, reconocer cuando (y por qué) su obra No Funciona...y ya. Saber que esos niños se quedaron a ver la obra por fascinación -no por obligación ni respeto ni porque nunca antes hayan visto títeres- es la mejor recompensa.