miércoles, 10 de marzo de 2010

APRENDER: la tarea que no termina nunca

"Guachipilín" es el elenco mas representaivo de los títeres nicaragüenses. Su Director (Gonzalo Cuellar) tiene a su familia radicada en Cochabamba - Bolivia y, por tanto, la "obligación" de visitar la llajta, al menos una vez al año.

La particular característica de Gonzalo -boliviano de nacimiento, internacionalista por elección- es su habilidad y ansias por "juntarse y compartir". Entonces, recibir una llamada de "el guachi" (como lo llamamos al interior de Elwaky), es pensar en "preparar un taller" y convocar a los compañeros de oficio que radican en Cocha.

"Que tal si ahora les compartimos nuestra experiencia en la contrucción y manipulación de marotes y varilla" fue la propuesta de Gonzalo y Zoa (compañera de trabajo y de vida del guachi)... y así... nos juntamos los titiriteros de Trapitos y botones, K´usillo, Atoj Antoño y Elwaky.

Particular impresión fué la causada por un muñeco articulado (danzante de musica afro americana) cuyo movimiento y expresión "hacen sentir que esta vivo". Quisá ese efecto tenga que ver con la precisión de su mecanismo ó, con los seis meses que tardó su construcción ó, con haberlo concebido junto a los maestros del yá legendario Teatro Central de Muñecos de la vieja URSS.

Aprender es una tarea que nunca termina... pero enseñar, compartir, soñar juntos, es una tarea o actitud que con su vida nos muestra Guachipilín.

1 comentario:

titeresparalamano dijo...

Siempre viene bien aprender de los compañeros, y por lo visto, y para alegría nuestra al parecer todos los compañeros de Cochabamba (ocasi todos)estuvieron presentes, eso dice mucho y alegra saberlo.