martes, 11 de octubre de 2011

NOTAS CRITICAS: "Las gallinas" - Teatro Feroz

¿PARANOICAS SIN RAZON?
Por: Aliya Ellemby y Alexia Loredo
Colectivo Katari


Como las gallinas, las mujeres no tienen la costumbre de ser libres porque sus alas han sido atrofiadas. Esta obra pretende ser una crítica a ese “ser mujer” hoy. La propuesta, representada por tres actrices, provoca a momentos la pregunta: Como saber hasta qué punto puede alguien burlarse de la violencia en contra de las mujeres sin reforzarla?

Está claro que el teatro no tiene la obligación de ser pedagógico y decirle a la mujer –por ejemplo- sus derechos, para nada. Pero al menos se pide redondear una posición critica que tenga cuidado al contar (y a ratos parece generalizar) ciertas experiencias, por ejemplo el miedo y paranoia “ridículos” de las mujeres que andan por las calles. El miedo a ser violadas.

Sin minimizar la capacidad de comprensión de los y las espectadores, podemos asegurar que como público se percibía algo muy distinto a una visión critica de los hechos. El recurso del humor negro no logró su objetivo, más bien parecía reforzar prejuicios y esto se notaba cuando estallaba la risa.

Para que pueda fortalecerse esta obra de temática tan compleja (y válida en cuanto a las intenciones de su creadora), sugerimos hablar con más mujeres de experiencias similares para construir los argumentos críticos y sensibles que eviten que prevalezcan ideas a ratos ofensivas.

Por ejemplo, más que atacar a la paranoia y al miedo, sirve preguntarse de dónde vienen éstos, cómo se alimentan, cuáles son las estructuras e historia que hacen que las mujeres tengan estos papeles, roles, categorías en la sociedad. Y, con todos los recursos del teatro, trabajar estas ideas y montarlas con más poesía escénica, pero al mismo tiempo mayor conciencia de lo que se comunica.

Quizá la intención era mover a las mujeres a no ser gallinas, a ser fuertes y liberarse. Pero este mostrarlas como cobardes reafirma que sólo somos gallinas, que la única voz (al menos la general) es un cacareo. Ah, claro, hay una alternativa: la gallina exuberante, histérica, iracunda. ¿Quién quiere serlo?

1 comentario:

Carlos el baterillero dijo...

Hola, buen día

Leo la crítica, y estoy algo perdido. Ciertamente, quienes la vieron se enfocarán mejor en el espíritu que pretende lograr la glosa.

Sin ánimo de llegar a niveles de pavor, el peligro acecha a cada instante, sobre todo por que el malhechor es sabedor de que es fácil lograr la impunidad. La letra de la salsa ya lo decía: "La calle es una selva de cemento... donde quiera te asalta lo peor"

Sugerería se adicione al texto lo siguiente:

1) Duración de la obra.
2) Grupo que la representó.
3) De ser posible un pequeño video o fotografía.

Saludos, y perdón por mi crítica.

Carlos el baterillero