jueves, 31 de mayo de 2012

RADIO: audios en el blog

Todavía estamos subiendo al blog, los programas de radio producidos por el Colectivo Katari. Les invitamos a visitar la ventana de la derecha y hacer click sobre "Las grietas..." Esperamos sus comentarios.

martes, 29 de mayo de 2012

EL FUTURO DE ESTE BLOG

Una mirada general de los contenidos de éste blogs nos hace concluir que los trmas que han concentrado nuestra atención tienen que ver con las actividades de Títeres Elwaky, tanto en la cobertura de sus presentaciones como en la organización y realización de eventos artísticos en los cuales se ha invitado a elencos nacionales como extranjeros; un otro contenido, ha pretendido abrir el diálogo sobre aspectos organizativos y de gestión en el área.

Han sido contadas las oportunidades en las que se ha pretendido reflexionar sobre los procesos productivos, los contenidos y formas del arte de los títeres en Bolivia.

De alguna manera y sin mayor éxito, se han hecho intentos por incursionar en la "critica" de las obras de títeres... cuando, en escasas oportunidades, nos hemos encontrado con presentaciones destindas a público abierto...

En alguna ocasión hemos recurrido a material generado por otras fuentes, en la idea de enrriquecer el contenido del blog, ademas de ampliar nuestros conocimientos y preocupaciones sobre aspectos en los que no habíamos pensado.

En conclusión, consideramos que es necesaria una mayor dedicación a temas que aborden de manera específica los aspectos que hacen al propio arte de los títeres: dramaturgia, interpretación, técnica, etc. La duda es si ¿seremos capaces de hacerlo?

Una otra conclusión nos indica que si bien es importante un espacio dedicado a la gestión de los títeres, éste deberá inscribirse en un marco mayor: la gestión cultural, las políticas, la investigación específica, el impulso y participación en redes locales, nacionales e internacionales.
Lo señalado, en ningun caso significa el cambio de ámbito o interés del blog, sino mas bien, la necesidad de profundizar en cada uno de los temas hasta ahora abordados.

En las siguientes entregas -respondiendo a la segunda conclusion- daremos una especial cobertura a la visita de Celio Turino y la experiencia de desarrollo artístico/cultural en el Brasil (durante la gestión de Lula da Silva).

miércoles, 16 de mayo de 2012

TITIRITERO: "Finalmente es o no es un objeto?

Entrevista al titiritero argentino Horacio Peralta, publicada en Página 12 el 14 de febrero de 2008.

Exiliado desde 1976, el titiritero vino a presentar El titiritero y El tiempo pasa... Pero también prepara una película que investiga el “doble juego” con el mundo de los muñecos.

Se dice que cohabitamos con otras dimensiones. ¿Qué pasaría si uno de esos universos paralelos estuviera habitado por títeres? La idea es atractiva, y más todavía si el propósito es desplegarla en un film. El titiritero Horacio Peralta, argentino radicado desde 1977 en Francia, donde formó compañía (Bululú Théâtre), suma proyectos en esta vuelta a la Argentina, junto a su familia francesa, su mujer Clotilde Ovigne, pianista, y dos hijos. La intención es concretar una película de ciencia ficción con títeres y mantener en cartel dos espectáculos durante todo febrero y marzo: El titiritero y El tiempo pasa... Luego partirá de gira por Italia, España y Francia, donde sigue “guardando un departamento en París”, y nuevamente el regreso. “La historia de la película está desarrollada. El productor está, es argentino, y hemos hablado con un guionista italiano”, adelanta a Página/12. Evidencia cautela al proporcionar datos. No es supersticioso: el proyecto está encaminado, pero uno nunca sabe. En la charla, sin embargo, algo se cuela: será una historia inspirada en textos teóricos y literarios que aluden a la existencia de universos paralelos. A modo de ejemplo, Peralta menciona Los propios dioses, novela publicada en 1972 por Isaac Asimov: “Un relato muy bello, donde se habla de universos paralelos, mutaciones e intercambio de materia energética”.

–¿En ese imaginario, la contracara del títere es la del humano?

–En nuestro trabajo está presente el doble juego y la pregunta de si somos realmente los que manejamos a los títeres. Quizás ellos estén viviendo en otro universo. Los manipulamos, es cierto, pero no porque son objetos, sino porque entramos en simbiosis con ellos, de manera parecida a como lo hacen los animales con las plantas. En este doble juego surgen además conflictos entre unos y otros y en el interior del universo de los títeres.

–O sea, un conflicto de entidades y un enigma que no acaba.

–Es una búsqueda de identidad. Sé que no es novedad, pero me gusta darle una vuelta de tuerca. Pretendo que el espectador se encariñe con el títere y se pregunte si existe realmente. Yo me lo pregunto, y hace treinta años que trabajo en esto. Mi formación es teatral: estudié con Martín Adjemian y Alejandra Boero, Víctor Bruno y Norman Briski. Fui compañero de Juan Leyrado, Rubén Stella y Alejandro Urdapilleta, quien siguió otro camino. Cuando a Briski le pusieron un par de bombas y amenazaron a algunos de nosotros comenzó la dispersión.

–Entonces reinició su vida en Panamá...

- Tenía 23 años cuando me fui (en 1976), y de ahí a Francia. A un compañero, Polo Cortés, lo secuestraron en agosto de 1976 y no apareció nunca más. Habíamos sido compañeros en la Asociación Argentina de Actores. En aquellos años la militancia nos caía encima.

–Y en Panamá encontró a José de Jesús Martínez...

–El Chuchú Martínez era un personaje impresionante. Mi espectáculo El titiritero es en su homenaje. Chuchú (poeta nicaragüense que adoptó la nacionalidad panameña, filósofo, autor de teatro, matemático, secretario y amigo del presidente panameño Omar Torrijos) se ocupaba de los refugiados. El me impulsó a seguir con los títeres y a viajar a Francia. Me consiguió un pasaje en barco, gratis, como invitado del gobierno de Panamá. Chuchú (que falleció) le cambió la vida a mucha gente. Tuve la alegría de poder llevar El titiritero de gira y mostrar mi trabajo a sus familiares y amigos.

–¿El tiempo pasa... también fue estrenado en Europa?

–No. Ahí reflexiono sobre mi trabajo inspirándome en una frase de la colección Evangelios apócrifos, que dirigió Jorge Luis Borges. Me la señaló un amigo estando en México. Cuando le escuché decir “Nada se edifica sobre la piedra, todo sobre la arena, pero nuestro deber es edificar como si fuera piedra la arena” sentí escalofríos y me prometí hacer una obra con eso. Es muy difícil darle la réplica a esta frase con un espectáculo en vivo. Mi pretensión fue imprimirle un tono optimista, pero cuidando no parecer un pedante ni un “profesor de vida”. Quiero mostrar un espectáculo agradable, ameno. Me interesa indagar en el amor y la muerte, pero tratando estos temas desde el humor. Cuando dramatizo es para sacudir un poco.

–¿Estas obras son estrictamente para adultos?

–No están hechas para que los chicos vengan en patota, porque no hay interactividad ni están dirigidas a ellos, pero las pueden ver acompañados por los padres. El titiritero, a partir de los 7 años, y El tiempo pasa..., de los 10.

–¿Por qué atrapan los muñecos?

–Eso es algo mágico, y en el sentido más puro y antiguo que tiene este calificativo. Uno escarba y escarba y no acaba de entender el porqué de esa dialéctica. Hay algo que conecta las energías del muñeco, el titiritero y el que mira. Entiendo que ahí se forma un trío. El títere puede decir que no lo miren, que el que habla no es él; puede desmitificarse y, sin embargo, el espectador seguirá fijando su atención en él. Esto pone a veces a la persona al borde del ridículo. A la que lo mira, lo escucha o le habla. Finalmente, ¿es o no es un objeto?

–¿Pasó por esa experiencia?

–Me siento ridículo cuando algo me sale mal, cuando no se produce esa circulación de energía de la que hablé antes.

–¿Qué técnicas aprendió en Europa y quiénes lo influyeron?

–Me fui de Argentina conociendo básicamente el títere de guante. En Europa encontré infinidad de técnicas que empecé a mezclar. Mi primera gran influencia fue Philippe Genty. Llegué a Francia en agosto de 1977, y alguien me habló de su compañía y de que estaba buscando titiriteros. Fui hasta el teatro con mi bolso de títeres de guante. Ya habían tomado a otro y él se había ido a Australia, pero me permitieron ver los ensayos. Me emocioné hasta las lágrimas. Aprendí que no es la mecánica del gesto lo que cuenta, sino la intensidad de lo que está detrás del gesto: el magnetismo. Pasado el tiempo, practiqué con otra gente fantástica, con Peter Washinsky, de Alemania (de la ex RDA); Bruce Swarst, de Estados Unidos, y el grupo Triangel Figuren Theater, de Holanda.

–¿Fue aceptado en Francia?

–Supongo que tuve suerte. El comienzo fue bravo, hasta que descubrí que podía utilizar el metro de París para armar mis espectáculos. Esto fue en diciembre de 1977. Colocaba una tela entre dos barras de metal paralelas y hacía función para los pasajeros. Era una locura, pero funcionó. Tenía que sobrevivir. Empecé a ganar mucho dinero de entrada. Después, todos los exiliados argentinos querían ser titiriteros.

–¿Cuál será el siguiente espectáculo?

–Está para salir Los viejos, con marionetas inspiradas en retratos de la serie de las Pinturas Negras, de Goya. Nunca lo presenté en Argentina. Lo estrené el año pasado en Francia, en el Festival Internacional Charleville-Mézières, meca de los titiriteros.

domingo, 6 de mayo de 2012

TITERES: imaginación y compromiso

Esta es la nota escrita por Mijail Miranda para "La Ramona" (suplemento de Opinion); la reproducimos integramente porque es la que mejor refleja el espíritu del Colectivo Katari y los Títeres Elwaky.
Por: Mijail Miranda Zapata 06/05/2012 - La Ramona

Hace algunas semanas, la editorial Yerba Mala Cartonera lanzó una convocatoria con el afán de homenajear a aquellas mujeres que, sin tomar las armas y desvinculadas de cualquier contexto histórico, luchan diariamente haciendo del mundo un hogar mucho más habitable. Mujeres que, sin esperar el llamado de la catástrofe ni de insanos protagonismos, despiertan conciencia, alimentan esperanza y construyen futuro. Anónimas o no, estas mujeres son imprescindibles, como diría Bertolt Brecht. Una de ellas, Carmen Cárdenas, recibió el pasado sábado una importante distinción internacional.
Conocí a Carmen en una gira que realizaba su elenco, Títeres Elwaky, por el occidente boliviano. Breves encuentros en Oruro, Llallagua y Siglo XX, el mismo centro minero en el que nació hace más de 40 años, dibujaron en mi memoria la imagen de una diminuta mujer, llena de coraje y
determinación, de personalidad imponente y mirada fulgurante. “Regreso después de 30 años, nada ha cambiado”, me diría a secas y sin sentimentalismos. Amortiguada respuesta, ante una realidad que demuestra que todo ha empeorado. Más desempleo, más abandono, más hambre, y sobre todo una trepidante e incontrolable contaminación.
Y así, Carmen Cárdenas recorre con el mismo entusiasmo y calidad escenarios tan diversos como el desvencijado coliseo de una desolada población minera, los avejentados teatros cochabambinos y más allá de nuestras fronteras, en Perú, Argentina y Alemania. Junto a Grober Loredo
fundaron en 2002 el elenco titiritero que en sus 10 años de vida ha brindado más de 2.000 mil funciones. Cachito y sus amigos, El regreso del lobo, El vestido de Amelia, Historia de primavera, Choloman y el pirata, Desde los sueños, son algunas de las obras que nuestros niños han tenido la suerte de ver, tanto en las funciones organizadas en el Parque Vial como en las seis versiones del
Festival Internacional de Títeres que, junto al Colectivo Katari, fundado por la propia Cárdenas, organizan en nuestra ciudad. El reconocimiento brindado por la UNIMA (Unión Internacional de la Marioneta) es sin dudas merecido.
Greta Bruggeman (Compañía Arketal), en representación de una delegación francesa postuló a nuestra compatriota al premio internacional “Mujeres Titiriteras de Coraje”. Posteriormente la propuesta sería ratificada por Tamiko Onagi, presidenta de la comisión para la Mujer de la organización internacional.Queda claro que el verdadero orgullo nacional está lejos de Promociones Gloria y Marcelo Mártins.
Este orgullo e identidad nacional se forjan desde lugares desconocidos como La Casa del Primer Chanchito (sede del Colectivo Katari) o el pequeño anfiteatro del Parque Vial.
Este orgullo nace en las pequeñas luchas de la cotidianidad, en los intentos por recuperar los espacios públicos para las expresiones artísticas, en la confrontación directa contra los abusos de la autoridad.
Ese es el mérito de Carmen Cárdenas y su elenco.
Títeres Elwaky regala sonrisas e ilusiones a nuestros niños. ¿Sería mucho pedir que nuestras autoridades también reconozcan el esfuerzo de nuestros artistas y dejen de imponer restricciones a sus labores?¿Es descabellado solicitar al personal de la Honorable Alcaldía Municipal que de una vez por todas permita -ni siquiera colabore- al Colectivo Katari iniciar la construcción del primer teatro de títeres en Bolivia? Con autorización o sin ella, estamos seguros de que pronto podremos ver a “Malaquito”, entrañable títere de Cárdenas, en un escenario como él, y toda la alegría que entrega. Se merece.
revolucionkbx@gmail.com

La vida en una maleta

Nota de autoria de Sandra Arias y publicada el domingo 6 de mayo del 2012 en el periodido Los Tiempos.

La vida en una maleta

jueves, 3 de mayo de 2012

CARMEN CARDENAS Y EL PREMIO UNIMA vistos por la prensa cochabambina

En la edición de hoy jueves 3 de mayo, los periodicos Los Tiempo y Opinión de la ciudad de Cochabamba han publicado la noticia del premio otorgado por UNIMA a la directora artística de títeres Elwaky, Carmen Cárdenas.
Estos son los links para ver mas detalles.
http://www.lostiempos.com/diario/actualidad/tragaluz/20120503/boliviana-gana-premio-mundial-de-union-de_170025_357233.html

http://www.opinion.com.bo/opinion/articulos/2012/0503/noticias.php?id=54466