jueves, 30 de abril de 2015

Los títeres en Bolivia... desde el Perú



Carlos Torres

Tengo en mis manos LOS TITERES EN BOLIVIA. Excelente presentación, fácil y amena lectura. Gran cantidad de información. Divulgación de la historia y trayectoria de los muñecos y de los hacedores de muñecos que de punta a punta -con sus teatrinos al hombro- atravesaron toda Bolivia.
 
Yo soy ajeno a la realidad. Pero ahora menos ajeno gracias a esta publicación. Ahora sé de las andanzas del profesor “Sapala Piedra y su alumno Cachito”. También, gracias al poema de González Tuñón he aprendido que los muñecos emprenden marchas de dolientes, es que acostumbran a darle el último adiós a un compañero títere que pasaba al mundo de los espíritus.

Bayardo Loredo, joven titiritero se pregunta: ¿…de dónde proviene la energía, si es suya o mía?. Cuestión que  él se formula a raíz de su experiencia con el Títere: Payaso Fenelón.

Grober nos hace recorrer la historia de su país para así poder contextualizar  la marcha de los muñecos, de los montajes, de las funciones, de los teatrinos y de los teatros, incluido el del Parquecito Vial, que ya es tiempo vuelva otra vez a marcar el paso -domingo a domingo- para deleite de las familias bolivianas.

Me va saliendo larga mi glosa. No es mi pretensión hacerla más extensa que cualquiera de los artículos de la revista. Decir sí, que hay una foto que me llama la atención,es la de la página cinco. Un niño apoya su cabeza al parecer sobre el cuerpo de su mamá. El niño mira y observa con atención la performance de los títeres. Ella, habla por celular. Podríamos decir que se está ocupando de cosas de mayores y resolviendo un tema de trascendencia mayor a la que puedan representar los muñecos, o tal vez está avisando a algún familiar: “no sabes lo que te estás perdiendo”.  El otro, se pierde “el aquí”, el “nuestro espacio”, el  “nuestro contexto”, el “nuestra esencia”

Carlos Torres
Escritor y cuentista peruano. Fanático de los títeres

No hay comentarios: